Rey Felipe II

 

Felipe II de España y de Las Indias, I de Aragón y I de Portugal. Conocido como El Prudente, nació en Valladolid el 21 de mayo de 1527 y murió en El Escorial en 1598. Sus padres fueron el emperador Carlos I de España y V de Alemania e Isabel de Portugal. Heredó de su padre un vasto imperio en cuyos dominios no se ponía el sol: Los Estados peninsulares de Castilla, Aragón, Navarra, y Valencia; las islas mediterráneas de Sicilia, Cerdeña y Baleares; en Europa el Rosellón, el Franco Condado, Paises Bajos, Milán y el Reino de Nápoles; en África Orán, Bugía, Túnez, parte de Marruecos y Canarias; en América México, América Central, Las Antillas y toda América del Sur menos Brasil; en Oceanía las Filipinas, parte de las Molucas y otras islas.

Reinó España desde 1556 hasta su muerte, en 1598. Se casó cuatro veces y de esos matrimonios nacieron ocho hijos, de los que sólo sobrevivió el heredero de la corona, el futuro Felipe III.

Fue educado por su madre, pero en 1534 Juan Martínez Siliceo fue nombrado su tutor. Al año siguiente Juan de Zúñiga fue designado su ayo, encargándose de su crianza y educación. Durante su juventud vivió 12 años fuera de España, estuvo en Suiza, Inglaterra, Flandes y Portugal, entre otros lugares. Finalmente fijó su residencia en Madrid y potenció el papel de esta ciudad como capital de sus reinos.

Contrajo su primer matrimonio en 1543, con su prima María Manuela de Portugal, enlace que duró apenas un año, ya que ésta falleció tras el parto del príncipe Carlos, el 12 de julio de 1545.

En 1554 contrajo matrimonio por segunda vez, con la reina de Inglaterra María Tudor. Felipe recibió el título de Rey de Nápoles y Duque de Milán; la boda se celebró en Londres. Cuatro años después, su esposa murió.

El 25 de octubre de 1555 recibió de su padre la soberanía de los Países Bajos. Al año siguiente el Emperador Carlos V abdicó en él las coronas de Castilla y Aragón, por lo que Felipe se convirtió en el dueño del Imperio más importante de su tiempo. También heredó la guerra con Francia y las luchas entre turcos y protestantes.

En marzo de 1557 regresó a Inglaterra convertido en rey de España; y en julio a los Países Bajos para conseguir una de las mayores victorias militares de su reinado, la batalla de San Quintín, el 10 de agosto de ese año. Este triunfo provocó el fin de la guerra con Francia y la firma de un acuerdo de paz, el Tratado de Cateau-Cambresis, con el que se puso fin a la disputa por el control de Italia que quedaba en manos españolas.

Ya en España otra vez, en 1559 inició una serie de cambios en la forma de gobierno, dándole a la Corona un carácter innovador, al tiempo que se fijaban las bases de la administración pública moderna. Algunos de esos cambios fueron el establecimiento de la corte permanente en Madrid (1561), la reforma de la audiencia de Sevilla (1556), la creación del Consejo de Italia (1558), entre otros. 

En 1560 contrajo matrimonio con Isabel de Valois (que murió en 1568), con quien tuvo dos hijas: Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela.

En 1570 se casó por cuarta y última vez con su sobrina Ana de Austria. Ambos tuvieron cinco hijos, de los que sobrevivió sólo el heredero de la corona, el futuro Felipe III. Ana falleció en 1580 y el Rey permaneció viudo sus últimos años.

En 1571 firmó la constitución de La Liga Santa, conjuntamente con Su Santidad Pío V y el Dux Mocénigo I de Venecia, a instancias del Pontífice y la diplomacia del Dux, con la intención de frenar la expansión turca por el Mediterráneo y por el Norte de África y las costas del levante español. Los turcos ya habían ocupado la isla de Chipre, de soberanía veneciana.

El enfrentamiento con los turcos tuvo lugar el 7 de octubre de 1571, volcándose la victoria de la parte cristiana.

Hombre de profunda fe católica, entendió la victoria en la Batalla de Lepanto como fruto de la intercesión de la Virgen.

  < anterior                        índice siguiente >