Sultán Selim II

Nació el 28 de mayo de 1524  y murió el 12 de diciembre      de 1574. Gobernó como sultán del Imperio Otomano desde 1566 hasta su fallecimiento. Era uno de los hijos de Suleimán el Magnífico y accedió al trono tras intrigas palaciegas y disputas familiares. Se convirtió en el primer sultán carente de interés por lo militar, y dejó el poder a sus ministros, a condición de que lo dejaran libre en sus orgías y libertinajes, siendo conocido como Selim «el Borracho». El  gran visir Mehmed Sokollu, controló la mayor parte de los asuntos estatales, y dos años después de la ascensión de Selim al trono (17 de febrero de 1568), alcanzó el éxito al lograr en Constantinopla un tratado con el emperador Maximiliano II, por el cual el emperador consentía en pagar “un tributo” anual de 30.000 ducados a las arcas otomanas y concedía a sus autoridades los territorios de Moldavia y Valaquia. La conquista de Chipreen 1571, que proporcionó a Selim su más preciado triunfo, condujo en el mismo año, al calamitoso fracaso naval en Lepanto frente a la Santa Liga (España, Venecia y la Santa Sede), una victoria cuya importancia moral para los cristianos fue primordial, y que liberó por un tiempo el Mar Mediterráneo de los piratas bajo pabellón otomano. Las destrozadas flotas del Imperio fueron restituidas en tan sólo 6 meses, y los otomanos mantuvieron de nuevo el control del Mediterráneo (1573). En agosto de 1574, meses antes de su muerte, los otomanos recobraron el poder de Túnez, controlado por el Imperio Español desde 1572, precisamente de manos de don Juan de Austria quien –según algunos historiadores-, propició la reconquista otomana como venganza a la negativa de su hermano el Rey Felipe II a concederle el reinado de la plaza.

 

  < anterior                        índice siguiente >