Doña Inés de Castilla y Guerra

Hija de María de Castilla y Hernando Esteban Guerra de la Vega, Inés casó en 1595 con el capitán García Fernández de Valcárcel y Lugo. Cinco años después su madre María asigna a su esposo una parcela de terreno en el Valle de Guerra, con el que funda el Mayorazgo de la Casa de Valcárcel. En 1612 proyecta junto a su marido la construcción de una casa en el Valle, en el sitio conocido como La Sepultura (donde actualmente se encuentra el Centro Ciudadano), junto a la que construirían una ermita bajo las advocaciones del Santo y Dulce Nombre de Jesús y de Nuestra Señora del Rosario del Valle de Guerra, obteniendo licencia de la autoridad eclesiástica, el 20 de marzo de 1615.

La advocación a la Virgen del Rosario le viene determinada por su vinculación a la Orden de predicadores, en la figura de Fray Alonso de Lugo, a quien se sintió especialmente unida dada su alta estima y confianza, hasta el punto de que el dominico fue administrador de sus bienes y actuó de testigo en varias de sus escrituras, siendo además la persona asignada por el Visitador eclesiástico para que supervisara y autorizara la fundación de la ermita, destinada al uso vecinal para oír misas en domingos y festivos; llegando doña Inés a dictar en su declaración ante escribano cuando se sentía mayor y enferma, que deseaba ser enterrada en el convento de Santo Domingo de la Concepción de La Laguna.

Es, junto a su marido el capitán García Fernández de Valcárcel y Lugo, fundadora de la ermita del Valle de Guerra, en la que se celebrarían Libreas de exaltación a la Virgen del Rosario y a los soldados canarios combatientes en Lepanto.
 

  < anterior                        índice siguiente >